La sensación de Bedoya

Share

Boxeo-Argilagos«Mi abuela peleaba, porque no quería que fuera boxeador sino músico», cuenta Argilagos.

Por Miguel Febles Hernández

Camagüey.- POCAS veces en el mundo boxístico se ha visto tan rápida evolución de un atleta en lo que a resultados se refiere: con solo 18 años de edad, Joahnys Argilagos Pérez se coronó campeón mundial de los 49 kilogramos en Doha, Catar, en la que constituyó su ratificación oficial en la liga de mayores.

En apenas un lustro, el minimosca acumula un palmarés digno de elogios: titular nacional de los Juegos Escolares en las categorías 13-14 y 15-16, y vencedor del IX Campeonato Mundial para Cadetes, efectuado en el 2013 en Kiev, Ucrania, lo que le valió para ser seleccionado ese año el mejor atleta juvenil de Cuba.

¿Cómo llegaste al boxeo?

Por embullo. Cuando estaba en quinto grado, vino un profesor a buscar muchachos que quisieran practicar boxeo y yo me apunté. Así fue como empecé a entrenar después de clases en el patio de la escuela primaria Martha Abreu, de Camagüey. Poco a poco me fue gustando hasta que pasé a la EIDE Cerro Pelado y, gracias a mis resultados deportivos, me captaron para la preselección nacional.

¿A quién o a quiénes agradeces tu formación como atleta?

Mi primer profesor Maikel Varona González fue quien me enseñó los primeros pasos. Luego a Fermín Espinosa (hijo), a Rolando Acebal y al resto de los entrenadores que me han transmitido su sabiduría y enseñanzas.

¿Has tenido como referencia a algún atleta en específico?

Mi ídolo desde que empecé en el boxeo fue Yasniel Toledo, pues su estilo de pelea era el que más se acercaba a mi gusto.

¿Cuál has asumido tú?

Estoy empleando mucho la media y la larga distancias, trabajando a la riposta, que es como me siento cómodo y se me hace más fácil la pelea, pero, si es preciso, no evito el cuerpo a cuerpo.

¿A quién consideras hoy tu contrincante principal?

Mi mayor rival es el mexicano Joselito Velázquez. Me ganó por el oro en los Panamericanos y en la Serie Mundial y pude desquitarme en la final del Premundial de Venezuela.

¿El ruso Vasili Egorov no es también otro oponente de consideración?

Por supuesto. Es un boxeador muy fuerte, con buena preparación física y tira constantemente durante los tres asaltos, pero yo supe pelearle desde la media hacia la larga distancia y salió el resultado de 3-0 (triple 29-28) en la final del Mundial de Catar.

Luego de estas breves vacaciones, ¿qué nuevos retos enfrentarás?

Primero, contribuir a la quinta victoria consecutiva de Camagüey en el Torneo Playa Girón, que tendrá por sede a esta provincia del 13 al 19 de diciembre próximo. Ya, en enero, comienza nuevamente la Serie Mundial, donde debo abrir peleando en la Ciudad Deportiva de La Habana. Y, un poco más alejados, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en los que espero obtener también buenos resultados.

Además del boxeo, ¿a qué dedicas tu tiempo?

Al fútbol y a la música. Mi abuela peleaba, porque no quería que fuera boxeador sino músico. Cuando era chiquito siempre estaba metido en congas y en las rumbas que se organizaban cerca de la casa en la popular zona de Bedoya. Y ya ve, al final pudo más el ring que los tambores. (Tomado de Granma).

Tomado de http://www.jit.cu/NewsDetails.aspx?idnoticia=37320

Share
Sobre Lachy 10453 Artículos
Aficionado a los deportes. lazaror@unica.cu