Rivo

Share

Por Yoan Azul

Merodeaba en tres cuartos, para hacerse un hueco en la historia, sin perderla de vista, aquel que tanto golpeó un puñado de trapo de forma esférica imitando una pelota, y que tras sus ojos se esconde la tristeza de una infancia cruel. Pernambuco fue testigo de tan estremecedor inicio a la vida. Su pobreza fue tal que perdió su dentadura, pues se le pudrió a causa de la desnutrición. Para sobrevivir tenía que ir a la playa de Recife a vender lo que pudiera. Por si fuera poco, su padre murió atropellado por un autobús, al tiempo en que le llegó la citación de Santa Cruz de Recife. Como no tenía para el transporte caminaba más menos quince kilómetros para llegar al entrenamiento.   Del Santa Cruz pasó al Mogi Mirim, un discreto club del Campeonato Paulista. Luego fue cedido a Corinthians en 1993 (debutó con la absoluta), para después ascender hasta el Palmeiras al año siguiente, club que a lo largo de los años noventa, disfrutó en su plantilla de varios de los mejores jugadores que dio el país esa década. Roberto Carlos, Cafú, Djalminha, y Mazinho.

El gordo que era tremendo, presionaba la salida a los panzer, obteniendo como premio un robo, en una de las parcelas donde más complicado se te hace tomar una siesta ante semejante monstruo.

En el mercado de verano de 1996 fue transferido al Depor por 1000 millones de pesetas, convirtiéndose hasta ese momento en el fichaje más caro de la historia del equipo gallego.

Zagallo se decantó por Bebeto, Aldair, y faltaba uno para completar los tres jugadores mayores de veintitrés, para la olimpiada del 1996. La torcida, pedía a gritos a Romario, pero el lobo convocó a aquel zurdo de 1,86 cuyas piernas dejaban ver algún tipo de desnutrición en el pasado y que parecían romperse. A primera vista, nadie apostaría un medio por esa constitución patizamba y falta de músculo, pero cuando le caía la pelota se transformaba en un vendaval de futbol. Brasil cayó en las semifinales ante Nigeria por 4 a 3 con gol de Oro tras una perdida suya en la mitad de cancha. Como siempre sucede, los hinchas de la Canarinha entraron en cólera, en ese momento sirvió de chivo expiatorio, y durante un tiempo estuvo fuera de la Scratch. Tras la caída Vítor aterriza en Riazor, para sustituir a Bebeto, en un proyecto que dos años antes había estado a un penalti de ser campeón. Con el 11 en su espalda comenzó a trazar una hendidura en la historia. Su campaña fue memorable, los deportivistas fueron de los principales animadores en la competición doméstica. A sus rabonas, caños, sombreros y regates de fantasías, se sumaron 21 goles.

El internacional de Yokohama rugía. Pierluigi, (al que considero el mejor silbante de los últimos tiempos) dejaba correr la jugada, entonces R9 descargó para Rivo.

El club gallego terminó tercero, en el mercado de verano trajeron al mago Djalminha, y en pretemporada presumían de tener el rombo mágico del Palmeiras (Flavio, Djalminha, Rivo y Luizao), cuando más ilusionados andaban los blanquiazules, apareció el Barcelona.

El miércoles 13 de agosto del 1997, el Barcelona enfrentaba al Skonto de Riga en la eliminatoria previa de la UCL. No estaba Ronaldo, que todo hacía indicar que se marchaba a San siro. El AC tenia preparados 6.000 millones de pesetas para conseguirlo. Los azulgranas sufrieron para ganar por 3-2 a un desconocido equipo letón, gracias a un gol de penalti de Stoichkov en los últimos minutos. El Camp Nou pitaba al Palco, tras la presión de la grada Núñez y Joan Gaspart decidieron fichar. Surgió el nombre de Vítor, pasaron 48 horas, para que el Barcelona pagara su cláusula de rescisión (4.000 millones de pesetas). Era el último día de mercado y el Deportivo ya no pudo reaccionar. Los de Coruña terminaron duodécimos esa temporada.

Anarquía vs Posesión, Vítor y Van Gaal firmaron un matrimonio a conveniencia. El conflicto siempre fue táctico. El holandés quiso implantar el 3-4-3 histórico del Ajax campeón, pero los resultados con esta pizarra no fueron fiables. De hecho, le costó a Van Gaal dos eliminaciones en sendas liguillas de Champions que dañaron su imagen. El 3-4-3 en ocasiones daba paso a un 4-3-3 más fiable, un sistema que incorporaba un defensa extra a cambio del media punta (La de Vítor). Como para Van Gaal, el brasileño no tenía capacidad de ser interior, su destino no podía ser otro que la banda. Con libertad, pudiendo moverse, pero en banda. Para un jugador que había tenido libertades tanto en el Palmeiras como en el Depor, la nueva ubicación no era agradable, pero guardó silencio y se puso a jugar. Y de qué manera. Dos ligas, una Copa y 56 dianas fueron el botín de Vítor en sus dos primeras temporadas en el Barça. Con Francia 1998 de por medio.

Tras dos excelentes años en el viejo continente, Rivo había hecho todo para ganarse el perdón de sus compatriotas. Pero pese a su rendimiento en la 96-97 con el Deportivo, no le convocaron para la Copa América de Bolivia, donde la Canarinha arrasó.

En el mundial de Francia, el blaugrana entró en el 4-2-2-2 brasileño por detrás de Ronaldo y Bebeto. Su gran partido fue en cuartos de final ante la selección danesa, el día que ese pedazo de jugador llamado Michael Laudrup abandonaba el fútbol. El partido fue tremendo, Rivo fue decisivo con dos goles, el segundo de ellos fue un precioso disparo desde fuera, que entró besando la base del poste. Volvió a ser decisivo en semifinales con una tremenda asistencia a Ronaldo, el partido terminó 1-1 y fue definido en penales a favor de Brasil.

En la final cayeron derrotados ante los anfitriones, a pesar de esta derrota, firmo la paz con la torcida verde-amárela.

Apenas controló, levantó la vista, y desde la frontal disparó. Sucede que hasta los más grandes fallan, Oliver Kahn venía teniendo un partido memorable, tras sendas atajadas, en un disparo que se antojaba menos complicado el balón le resbaló, y lo escupió al centro.

Increíble como un hombre con tantos paradones en sus guantes, cometiera tal error en una final mundialista, pero así de predecible es el futbol.

Gracias a un año natural descomunal, en diciembre del 99 Vítor recibe el codiciado Balón de oro, a sus éxitos con los blaugranas se sumó la formidable actuación en la copa américa, donde inclusive fue mejor que su compatriota Ronaldo, marcó dos goles en la final ante Uruguay, para que Brasil se quedara con la XXXIX edición del torneo.

Con el prestigioso galardón en su vitrina, Rivo delante del grupo, deja claro a Van Gaal que no está dispuesto a volver a jugar como extremo. El mejor jugador del planeta debía jugar en su sitio. Aunque el holandés no cedió y castigó a Rivo por la insubordinación, no le quedó más remedio que improvisar una solución. Entonces pasó al 3-4-3 con Zenden de extremo izquierdo. Van Gaal no quería bajo ningún concepto que Rivo integrara el conducto de juego. El mediocentro era Guardiola y los interiores, Cocu y Luis Enrique. El zurdo que no molestara. Esta estrategia fue al campo, en la remontada ante el Chelsea en el Camp Nou (5-1) y se planteó de nuevo en el intento de remontada en semis de UCL ante el Valencia. La verdad es que Louis jamás fue feliz con Rivo como referencia, creía que su libreta perdía juego con estos movimientos. Convivieron tres años, pero nunca llegaron a quererse. Esa temporada el Súper Depor se llevó la liga, dejando a los Barcelonistas en el segundo puesto.

La fiera que entraba en su habitad, encontró presa fácil, no puedes fallar así, ante tal depredador.

Para la temporada siguiente (000-001) su compañero Luis Figo ya no estaba, en uno de los golpes deportivos más duro de la historia reciente del barcelonismo, el Real pagó la cláusula y se hiso con los servicios del portugués. El brasileño pidió que revisaran su contrato, al tiempo la Lazio trataba de ficharlo, por otro lado, el club buscaba negociar con Zidane que ya pensaba abandonar la Juve. El nuevo DT declaraba que no veía un Barça sin el crack sudamericano, lo que hace al nuevo presidente culé renovarle su contrato.

Serra Ferrer llegaba con el 4-2-3-1, que dejaba a Rivo totalmente libre por detrás de Kluivert, su posición ideal. A pesar de que firmaron un curso para el olvido, Rivo tuvo una fantástica temporada en el plano individual. Terminó con 36 goles en 53 partidos, marcó un triplete inolvidable en San Siro, un doblete en Bernabéu, y una de las chilenas más espectaculares en la historia del deporte (en los linderos del área   la mató con el pecho y la mandó a guardar a las redes de Santi Cañizares).

El 2002 fue el último año de Vítor en el feudo blaugrana. Las lesiones no le acompañaron, solo logró 14 goles en 20 partidos disputados en la competición doméstica, donde terminaron en la cuarta posición. En UCL llegaron a semi donde cayeron ante el Real Madrid.

Minuto 57, Brasil marcaba, el sueño del pequeño de los pies descalzos se acercaba a la realidad.

Siempre le he tenido fe a la Mannschaft, pero en honor a la verdad, jamás pasó por mi cabeza que una generación como esta cayera en dos finales consecutiva.

Cléverson se internó por la banda derecha, envió un pase al centro destinado al 10, que lo dejó pasar de manera magistral, para que el 9 marcara raso a la base del poste derecho de Kin Kahn. El calvo, pitó el final, y la tierra del sol naciente veía el nacimiento de los nuevos campeones. Muchos fueron acusados en el 98, pero a veces se necesita algo de paciencia para lidear con el futbol.

Aunque Ronaldo fue nombrado el mejor jugador del torneo (justo), para mi Rivo fue el cerebro de ese equipo.

Tras el Mundial, fichó por los Rossoneri, donde logró la Liga de Campeones en 2003, y posteriormente, el scudetto (2004). Pese a esto, su rendimiento en el futbol italiano no fue el esperado, nunca gozó de la confianza de Carlo Ancelotti y en su segunda temporada casi no jugó siendo apartado del equipo por lo que a comienzos del 2004 sería cedido al Cruzeiro, donde apenas jugó. En 2004 emigró a Grecia, donde cuajó tres buenas temporadas en el Olympiakos y una en el AEK. En agosto del 2008 fichó por el Bunyodkor uzbeko donde pasó dos años. El 2010 volvió a su tierra, regresó al Mogi Mirim y luego al São Paulo FC.

Con 39 años, anunció su fichaje por un club de la Primera División de Angola en enero de 2012.

Tras su paso por la Serie B de Brasil, el 15 de marzo del 2014 anunció su retiro.

Como jugador que decir, un futbolista dotado de una técnica exquisita, gran habilidad en el regate, potente remate y una gran capacidad goleadora. Un buen cobrador de faltas y penaltis. Su infinidad de recursos lo convirtieron en un jugador prácticamente imprevisible.

Sin dudas uno de los mejores futbolistas que ha parido el gigante sudamericano.

Para salir de lo más hondo de la miseria y llegar a ser campeón, más allá de las habilidades o vocación, se necesita sacrificio y espíritu de lucha, y en eso este hombre es un verdadero ejemplo a seguir. Muchos le recordaran por las alegrías que sembró en sus corazones, en cambio aquellos que le sufrieron aun le tiemblan las piernas al escuchar “Rivaldo”.

Share
Sobre Lachy 10690 Artículos
Aficionado a los deportes. lazaror@unica.cu

11 Comentarios

  1. Que decir, me he cansado de comentar que es mi jugador de todos los tiempos, aun recuerdo como si fuera hoy el rebote, para muchos, bochornoso que dio Khan a su gran disparo que puso en dudas su nominacion como Balon de Oro del Mundial 2002, pero un disparo de este hombre habia que tenerlos bien puestos para recibirlo de maner facil. En ese mismo Mundial recuerdo un gol de el si mas no recuerdo contra Dinamarca o Turquia, un gol de otra galaxia: Un centro al area de esos “suavecitos” que tiraba Roberto Carlos y con el tobillo pero muy sutilmente, hace un giro rarisimo al pie zurdo y la bola entra con la misma fuerza con la que centro Roberto Carlos, me dejo mal, habia que verlo. En la historia de futbol son muchos los brasileños que no se pueden olvidar para conformar a los mejores…él por merecimiento propio es uno de ellos…en la historia del Barça se habla de la gran temporada de Ronaldo, de lo que significo Romario y Ronaldinho, pero dejar a Rivaldo fuera de esta ensalada es ser injusto con el jogo bonito. Grande Vitor!!!

  2. Fué de mis jugadores favoritos, conformaba el tridente del barca por aquel entonces junto a Patrick Kluivert y Javier Zabiola, el mundial de Corea – Japón 2002 fué su gloria definitiva.

  3. a el no lo vi jugando, al menos no en optima forma, porque ya viejo con 40 y mas si lo vi, pero si he visto videos de el en el barça y con brasil y habia que respetarlo, un grande realmente

  4. otro de los grandes, junto a los jugadores holandeses del Barca en ese entonces fueron los causantes de mi fanatismo 😀 en un juego contra dinamarca metió una media bolea que fue de escándalo!!! por eso pedía a gritos que trajeran a Neymar, el Barca siempre ha tenido en sus filas a uno de los grandes de Brasil y después que se fue ronaldinho estuvimos buen tiempo sin un gran jugador carioca.

  5. Sin dudas uno de los jugadores que hay que tener en cuenta a la hora de escribir la historia del futbol. Él y Ronaldo, el de verdad, fueron los que me motivaron a ver futbol por alla por el mundial del 98

  6. Para mçi el mejor gol que he visto en toda mi vida, ese donde la recepciona con el pecho, al mismo tiempo que gira el cuerpo junto con el cuero y remata de chilena, increçible, sin dudas de los mejores e la historia del fútbol.

    • El 8 es el grandisimo Gilberto Silva, un heroe del que se habla poco pero fue el cerrojo del medio campo en el mundial del 2002, el 5 Edmilson quien después de ese mundial fue jugador del Barça y el 5 no lo recuerdo. Pero si me acuerdo te digo

Comentarios cerrados.