Peter Sagan: “Soy único”

Share

El genial ciclista eslovaco, triple campeón del mundo, habla sin tapujos: “El ciclismo es un deporte aburrido”

El ciclista más perseguido en la Vuelta no ha sido el ganador en fuga ni tampoco Valverde el más aplaudido en los puertos de montaña, sino Peter Sagan, que, aun no ganando ni una etapa ha arrasado en las salidas, con multitudes esperando que descendiera del autobús del Bora, rodeado de una atronadora música de rock tipo Live is life, para selfies y autógrafos a porrillo, y en las ascensiones, con caballitos a una mano a petición de la afición. Sagan (Zilina, Eslovaquia, 26 de enero de 1990) es un regalo del destino al ciclismo, un mundo en el que solo se le citó como “el joven eslovaco desconocido” un día, el de su primera carrera profesional: fue el día que cumplió 20 años, y lo celebró metiéndose en una fuga del Tour Down Under junto a Lance Armstrong y Óscar Pereiro, el ciclismo del pasado en el Tour, entre otros. Mes y medio después, comenzaba su colección de victoria con etapas en la París-Niza. Ha ganado tres Mundiales, como Binda, Van Steenbergen, Merckx y Freire, pero es el único que lo ha hecho de manera consecutiva, entre 2015 y 2017. Y encima, tiene estilo de estrella pop.

Pregunta. ¿Por qué la música en las salidas de las etapas?

Respuesta. Porque es bonito. Es bonito poner la música. Los altavoces los he comprado yo. He dicho al Bora, pongamos música antes de la salida para estar tranquilos dentro, mientras hacemos la reunión oímos la música fuera y desde dentro vemos a la gente que baila fuera, alrededor del autobús… Es bonito verlo. Si no hubiera, música, ¿qué veríamos?

P. Lo que todos los demás…

R. Qué triste. Todos de brazos cruzados, ¿esperando qué? Al menos pongamos música.

P. En ciclismo, donde todos imitan a cualquiera que llegue como una innovación, como el rodillo del Sky tras las etapas, ¿acabarán imitándole?

R. Ahora digo, okey, yo he ganado tres Mundiales y voy y me pongo a hacer el pino en el autobús, y me mantengo así cinco minutos después de cada etapa… Me gustaría ver si al año siguiente no comienzan todos los demás a hacerlo…

P. No lo dude…

R. Jejeje… Después de la etapa no está mal hacer rodillo para expulsar el ácido láctico de las piernas, okey, pero eso solo le vale a los que pelean por la general. ¿Pero por qué corredores que terminan a media hora llegan al bus y aún hacen rodillo? No tiene sentido. Tiene sentido para mí después de la etapa en la que hay sprint, pero, en cambio, veo a escaladores que hacen rodillo, aunque no hayan hecho el sprint… Así que si hago el pino después de ganar una etapa, en un año todo el WorldTour hace lo mismo. No tiene sentido.

P. Y el caballito subiendo en el grupetto…

R. Lo hacen muchos, no solo yo, y tampoco soy el primero. Antes que yo, lo hacía McEwen… Pero es un regalo a la gente. Si me lo piden lo hago…

P. ¿Qué pasaría si todos los ciclistas tuvieran su espíritu?

R. Es difícil que tengan libertad. Todos estamos limitados por el ciclismo. No es como si tú fueras solo…. Somos 200, en equipos diferentes con disciplina y cultura diferente, y estamos bajo las leyes de ASO, las leyes de la UCI…

P. ¿Necesitan más libertad?

R. No sé cómo explicarlo… A ver con un ejemplo: si yo miro por la tele una carrera de ciclismo de 200 kilómetros, pongo la tele a 100 kilómetros de la meta, y están siempre igual, y a 20 kilómetros de la meta, lo mismo… Pero para pasar de 100 a 20 han transcurrido dos horas, que estás delante de la tele sin que pase nada. Pero si miras solo los últimos 10 kilómetros, cinco o uno, cambia todo a toda velocidad, hasta en las etapas de sprint… Pero si lo enciendes a 100 kilómetros, te duermes, ¿no? Después, te despiertas a 10 del final y estás curioso para ver cómo termina. ¿Qué creemos que le gusta ver a la gente? No lo entiendo. Para mí es un deporte aburrido, y yo como espectador solo veo los últimos cinco kilómetros…

P. ¿Usted tiene libertad para ser diferente porque es grande, un campeón?

R. Pero, ¿qué hago diferente? No soy diferente. Yo pedaleo como todos y hago lo mismo que todos…

P. ¿Ha terminado la Vuelta para intentar ganar en Madrid?

R. La quería terminar para mí mismo, porque es el final de la temporada… Porque están los Mundiales, y prefiero terminar aquí, entrenarme aquí, antes que irme a casa, a Mónaco, y entrenarme allí, ¿y qué hago allí? Nada.

P. ¿Tiene alguna expectativa en el Mundial?

R. No. Es muy duro para mí. Voy allí más para estar, una presencia, y para llevar el maillot de Eslovaquia. Se lo debo a mi país. Vamos a ver qué pasa, pero no voy allí con esperanzas. Quien vive esperando, muere cagando…

P. Entonces, ¿animará a Valverde, en su última oportunidad?

R. Sí, está fuerte. Veremos. Si gana el Mundial, creo que es el momento ideal para retirarse… Si no lo gana, puede continuar…

P. Y seguir siendo su rival…

R. Jejeje… Para mí no es un rival. Es un corredor, un gran campeón. Pero no es en realidad un rival. Más que nada es un gran campeón. Y hasta me gusta si uno como él me bate… Porque sí, porque es más fuerte…

P. ¿Ha pensado en luchar por la general de una vuelta como hace Valverde, que también pasa la montaña?

R. ¿Cuánto pesa Valverde?

P. Sesenta y poco.

R. Yo peso 80 kilos. Ahí tiene la respuesta. Si debo perder más de 10 kilos, yo, que no tengo grasa, ¿de dónde lo pierdo? ¿Voy a arriesgarme a dejar de ser lo que soy? No.

P. Hay muchos ciclistas de generales y pocos Sagan, sí. ¿Sagan es único, no?

R. Sí. Pienso que sí. Al menos me ven así. Y yo, con eso, ya estoy contento, feliz. No quiero ser otro.

Tomado de https://elpais.com/deportes/2018/09/16/actualidad/1537087475_911530.html

Share
Sobre Lachy 10269 Artículos
Aficionado a los deportes. lazaror@unica.cu