Tras polémica en Porter vs. Ugás, ¿es hora del VAR en el boxeo?

Share

La necesidad de incorporar la revisión inmediata mediante la tecnología (instant reply) y la urgencia por un cuarto árbitro o una comisión de revisión de fallos en las peleas, volvió al tapete este sábado en Carson, California, donde, una vez más, un combate de título termina con polémica, debido al fallo controversial de los jueces, una dudosa caída y la posibilidad cierta de que el perdedor haya sufrido un despojo.

Todo ocurrió en una batalla donde el estadounidense Shawn Porter mantuvo su título de campeón welter del CMB, luego de una decisión dividida en las tarjetas que le otorgó la victoria frente al retador cubano Yordenis Ugás. El combate encabezó la cartelera sabatina de PBC y la controversia por su resultado es la última perla de un collar que sigue provocando heridas profundas a la credibilidad del boxeo profesional.

Al cabo de los doce disputados asaltos, dos jueces vieron ganar a Porter (Steve Morrow 112-116 y Max DeLuca 113-115) y el restante claramente a Ugás (Zachary Young 117-111). En el último asalto se produjo una caída de Porter en medio de una ofensiva del cubano, la cual el réferi Jack Reiss interpretó como un resbalón, en episodio confuso y que sirvió para alimentar aún más polémica por el resultado.

En suma, el combate tuvo características diferentes a las imaginadas en lo previo. Especialmente por la inesperada actitud cautelosa de Shawn Porter, detalle que condicionó el trámite de toda la batalla. El desgaste por la deshidratación realizada durante el pesaje para bajar las dos libras de sobrepeso, pudo incidir en ese plan de pelea alternativo, algo que habíamos adelantado en nuestro análisis previo que podría ocurrir.

La nueva estrategia de Porter, le quitó revoluciones a la pelea, causó demasiados momentos de inactividad y en cierta forma afectó al plan de Ugás, que se mantuvo fiel a su libreto de evitar la pelea en corto ante un rival que desgasta y complica cuando logra llegar al espacio reducido.

Sin embargo, más allá de ese cambio de escenario, la victoria del cubano fue clara, excepto para dos jueces. Por paradoja, nuevamente son los encargados de impartir justicia los responsables por lo contrario.

LA JUSTICIA TÓXICA DE LAS TARJETAS

Shawn Porter durante toda la pelea se movió por afuera, jugó a ser el hombre técnico, de movimientos laterales y como un torero intentó llenar el ojo con un estilo alejado de su naturaleza. Los brazos más largos y su velocidad le ayudaron a mantener un volumen alto de golpeo. Y poca cosa más.

Ugás cayó en ese tedio debido a su plan original que lo mudó una sola vez en la pelea. Esperar, contragolpear con golpes de poder, utilizar su jab de manera permanente para establecer la distancia de protección y entrar sobre seguro con el uno-dos buscando lastimar a su rival.

En ese escenario, Porter lanzaba más, pero Ugás golpeaba mejor. El resto del tiempo fue amague y expectativa, cada uno esperando que el rival diera el paso adelante o directamente esperando el error del contrario. Ese esquema rígido se rompió en el quinto asalto, cuando Ugás dejó de lado su plan y arriesgó adentro. Allí se vieron sus mejores golpes, se notó la falta de cardio en Porter y se notó también que era posible cambiar de plan para buscar acabar con el campeón a pura presión y secuencia de golpeo en corto.

Pero Ugás no repitió esa secuencia y pasaron tres o cuatro asaltos bajo la misma tónica, cerrados, difícil de anotar, con el cubano prevaleciendo en actitud castigando acertadamente en la zona media del campeón, pero sin llegar a dominarlo totalmente.

El panorama cambió para los asaltos de campeonato, los que a mi juicio debieron despejar cualquier duda sobre los merecimientos de Yordenis. Ya en el décimo episodio, el golpeo efectivo del cubano le abrió una herida a Porter encima de uno de sus ojos. Fue un asalto que dominó y venció con claridad. Así lo vieron dos de los jueces otorgándole el 10-9: Young y Morrow. Sin embargo, DeLuca en la primera de sus tres decisiones inexplicables, ese asalto se lo otorgó 10-9 al campeón.

El penúltimo asalto también fue totalmente dominado por Ugás, que colocó los golpes más nítidos, que incluso tuvo a mal traer a Porter, el que debió retroceder y refugiarse en su velocidad de piernas para sobrevivir al acoso. En este asalto (11do), sin embargo, la ansiedad de Ugás le jugó, tal vez, una mala pasada.

Faltando segundos para terminar un asalto que tenía ganado, Ugás apura innecesariamente las acciones, entra a la corta distancia y se lleva un golpe sin muchas pretensiones de Porter, que lo frena y lo saca de balance. Es posible que algún juez haya tomado esa acción como referencia. No obstante, si bien no hubo dudas de quien prevaleció en ese asalto, dos de los jueces (Morrow y DeLuca) se lo concedieron a Porter.

En la tarjeta que decía, la de Max DeLuca, Porter estaba un punto arriba para el ultimo episodio. Ese decimosegundo asalto fue ganado de punta a punta por Yordenis Ugás, a lo que se suma una caída de Porter que desde la imagen televisiva y en sus repeticiones, se ve claramente que la misma ocurre luego de recibir un derechazo volado del cubano. El agua de la esquina, quizás, fue el justificativo del réferi para considerarla resbalón.

El ultimo asalto fue todo de Ugás, dos jueces (Morrow y Young) lo vieron ganar, pero otra vez Max De Luca implacable resolvió también concederle ese asalto a Porter y con ello decretar la victoria del campeón.

Fueron muchas cosas que ocurrieron en apenas tres asaltos decisivos que marcaron la victoria injusta de uno y la derrota injusta del otro. Algo que, previo al anuncio de las tarjetas oficiales, era fácil percibir en los rostros. Felicidad en el de Ugás, desazón en el de Porter, que, tal vez, se vio sorprendido con una victoria que no esperaba.

¿Revancha? Ismael Salas, entrenador del cubano, dijo que había buena disposición por parte del CMB, a través de su presidente Mauricio Sulaimán, para que esa revancha sea posible. La misma puede ocurrir por gestión directa o disposición del organismo. Sería justo que la misma se realice, no obstante, es difícil darlo como un hecho.

El boxeo que se gestiona en los escritorios, a veces, es tan o mas injusto que el que nos indigna en el ring, cuando los jueces ven peleas que nadie vio.

Y a eso le urge una solución.

PUNTO DE VISTA

El fútbol junto a otras disciplinas deportivas, les han encontrado solución a sus problemas a través de la repetición instantánea. El VAR en el balompié ha terminado con muchas injusticias. El posible resbalón o la posible caída de Shawn Porter en el último asalto configuran una duda razonable que merecía revisión. Ese recurso técnico hubiera terminado con cualquier polémica y ayudado al referí a decidir con justicia.

La entrevista al respetado réferi internacional Luis Pabón, video que acompaña esta columna, es un contundente testimonio de la necesidad de que la tecnología sea implantada en el boxeo como apoyo a los oficiales del ring.

Pero, no solo con eso es suficiente. Ya es tiempo de hacer ajustes en la manera en la cual se deciden las peleas cerradas, las que llegan a los doce asaltos y quedan por cuenta de tres jueces cuya idoneidad pueda ser cuestionada a partir de errores pasados.

Se necesita un cuarto juez o una comisión de revisión inmediata. Tal vez, un grupo independiente, cuando sea necesaria una segunda opinión, y cuya participación pueda ser reclamado por cualquiera de los dos equipos si entiende que ha sido perjudicado su boxeador. Dejar un resultado en suspenso así afecte el espectáculo, no debe provocar temor, por el contrario, será un alivio para todos.

El boxeo es un deporte de riesgos, donde los peleadores dejan algo mas que un resultado luego de sus peleas. Una derrota puede ser el final, o en el mejor de los casos una postergación en una época donde se pelea dos o máximo tres veces al año. Yordenis Ugás es el vivo ejemplo que le pone rostro a esa desazón ante el despojo.

Ojalá que, más allá de una revancha que pueda reparar en parte el daño, se tomen medidas urgentes para evitar que estas injusticias se repitan en un cuadrilátero.

Tomado de

Share
Sobre Lachy 10577 Artículos
Aficionado a los deportes. lazaror@unica.cu