Messi espera otra Argentina

Share

El 10, sin títulos con la Albiceleste después de cuatro mundiales y cinco Copas América, se conjura a los 32 años para liderar a la nueva generación

“El Kun ni se despertó”, soltó, entre risas, Messi. Argentina vivía relativamente tranquila en Brasil, en hoteles caóticos como el de Bahía (cercaron los pasillos de biombos para que los huéspedes no pudieran ni oler a los futbolistas) o en la calma plena de Barra de Tijuca en Río. Pero en el camino de la Albiceleste se cruzó la Canarinha, vencedora por 2-0 (goles de Gabriel Jesus y Firmino) en el duelo de semifinales de la Copa América, verdugo de una Argentina que sigue sin levantar un título desde 1993. Ni siquiera con Messi, que ha pasado por cuatro Mundiales y cinco ediciones de la Copa América en blanco.

El día del partido ante Brasil, los despertadores de las habitaciones en las que descansaban los muchachos de Scaloni sonaron a las 6:30 de la mañana. Alguien entendió que Argentina tenía que madrugar, menos el Kun Agüero, claro, que ni se enteró. Messi se tomó con gracia la broma de la torcida. En general, el 10 ha vivido una Copa América plácida con la prensa, compinche con sus compañeros, definitivamente distinta al vía crucis que pasó en el Mundial de Rusia 2018. La única polémica fue cuando Scaloni optó por desvelar el equipo titular a la prensa antes de que a los jugadores en la previa del duelo ante Paraguay. El plantel tuvo una charla acalorada con el técnico en el entrenamiento del día siguiente a la filtración. Messi, junto a los históricos, lideraron el cotarro. “A veces está bueno decirse las cosas a la cara”, justificaban desde el cuerpo técnico. Funcionó la honestidad brutal entre plantilla y cuerpo técnico. En cuanto se consumó la derrota de Argentina ante Brasil en el Mineirao, Messi salió a defender al entrenador y sus compañeros.

“Empieza algo nuevo, algo lindo. Hay una camada buena, importante. Los chicos aman la selección y hay una base muy grande a la que hay que darle tiempo. Hay que dejarlos que crezcan”, subrayó el 10 en la zona mixta del Mineirao. No suele alabar entrenadores Messi. Solo se le recuerdan palabras dulces para Guardiola (cuando el tiempo ya habían cicatrizado sus asperezas y el catalán estaba muy lejos del Camp Nou) y con Valverde. Mientras Pep es un técnico intervencionista, Valverde y Scaloni le dan libertad al 10. “No saben lo que aporta Leo más allá del juego”, correspondió el actual preparador a Messi. El contrato del técnico, interino hasta antes de la Copa América, acaba en diciembre y ya se habla de incorporar a Mascherano al cuerpo técnico, antiguo socio del capitán a la hora de liderar el grupo.

LAS ELIMINACIONES EN LOS GRANDES TORNEOS

Mundial 2006: en el debut de Messi en una gran cita, Argentina pierde en cuartos ante Alemania: 1-1 y 4-2 en los penaltis.

Copa América 2007: derrota por 3-0 en la final ante Brasil.

Mundial 2010: con Maradona de entrenador, Argentina cae en cuartos ante Alemania: 4-0.

Copa América 2011: cuartos ante Uruguay: 1-1 y 4-5 en los penaltis.

Mundial 2014: derrota por 1-0 en la final ante Alemania.

Copa América 2015: final ante Chile, 0-0 y 4-1 (pen).

Copa América 2016: final ante Chile, 0-0 y 4-2 (pen).

Mundial 2018: cae en octavos ante Francia por 4-3.

Copa América 2019: semifinales ante Brasil: 2-0.

Si después de cada una de las últimas derrotas de Argentina se ponía en el aire la continuidad de Messi —renunció después de Estados Unidos 2016 y se tomó un descanso tras la caída en Rusia—, el 10 despejó dudas en Brasil. “Me encontré muy bien con estos jugadores. Si puedo ayudar desde donde me toque y acompañar, ahí estaré”, subrayó el delantero del Barça, recién cumplidos los 32 años. La nueva generación de Argentina, esa que no consiguió ningún éxito en las categorías inferiores, se puso en marcha en Brasil 2019. Nombres como los de Lautaro Martínez, Foyth, Paredes y Lo Celso comenzaron a asomar, mientras se espera a Dybala, una incógnita en Rusia y en Brasil.

Messi sabía que cualquier otra cosa que no fuese una derrota hubiese sido una sorpresa en Brasil. “No somos candidatos”, había advertido en la previa de la Copa. Y la recuperación del equipo en el torneo fue celebrada por el grupo, quizá en exceso, dulcificada por la “derrota injusta ante Brasil”, según un grupo que señaló al árbitro como el culpable de la eliminación por no señalar dos supuestos penaltis. “Brasil manda en la Conmebol”, acusó Messi. Argentina caminó en el torneo con un saldo de dos derrotas (Colombia y Brasil), un empate (Paraguay) y dos victorias (Qatar y Venezuela). El 10 ha marcado un solo gol (de penalti) de los cinco de la Albiceleste, que encajó otros cinco.

El duelo ante Brasil maquilla un torneo camaleónico de Argentina, símbolo de una AFA sin una hoja de ruta clara. Hace más de un cuarto de siglo que la Albiceleste no se sube a lo más alto del podio; el último título, en Ecuador 1993. Y no fue porque Messi no la haya intentado: ha participado en cuatro Mundiales y en cinco Copas América. Ha jugado cuatro finales, todas con idéntico resultado: medalla de plata. Hay un nuevo Messi en una Argentina que sigue buscando su identidad. Han pasado nueve entrenadores en los últimos 13 años y todavía no está definida la continuidad del novato Scaloni. El técnico, eso sí, tiene el visto bueno de Messi.

Tomado de: Elpais.com

Share
Sobre Fitin 1989 Artículos
Un madridista que sabe disfrutar las genialidades de sus cracks y las de sus rivales, siempre buscando la polémica en el mejor blog de Cubava. !!Visítenos a menudo y tiene prohibido dejar de comentar!!

3 Comentarios

  1. Como os comenté antes de que comenzara la copa, adios al balón de oro, seguro tendrá una copa america como siempre… y ahi esta, nada nuevo bajo las estrellas…Un amigo me decía Argentina derrotará a Brasil para eso tenemos a San Messi, le respondí que se habían encomendado a un santo que no les iba a responder, que no entiendo como es que aún se encomiendan a Él, el todo poderoso, el que gana torneos cuando quiere (palabaras de Pep), hay un tipo de Fe que mata, las ilusiones esa es la de los messimaniacos supongo que aún segirán pregonando a ultranza de todo y de todos que es el mejor del mundo, tal vez tengan razón y lo sea, pero que con la selección se quitá el corazón y los cajones para jugar no tengo la mas mínima duda… Amén sanmessi, Wake up please…

Comentarios cerrados.