OPINIÓN: El béisbol Cubano y su problema de relaciones públicas

Share

Por el miembro del CNMBS y amigo de la MD Reynaldo Cruz

La eliminación del equipo Cuba de la competencia en la primera ronda del Premier12 de la WBSC coronó un año que ha visto por mucho los más lamentables desempeños del equipo nacional de Cuba, y ha despejado las dudas de que se necesitan cambios drásticos y reales. El equipo se fue de la primera ronda de manera ruidosa, anotando apenas tres carreras — todas en el único juego que ganaron de manera dudosa gracias a la Regla Schiller — y sin batear extra bases. Lo peor de todo es que no lograron pasar a la segunda ronda en el grupo que parecía el más fácil para ellos, pues enfrentaron a Canadá, Australia y Corea del Sur. Es evidente que las cosas andan mal para el béisbol cubano en casa, pero todo trasciende más allá del terreno

El béisbol cubano tiene un serio problema de relaciones públicas, y esto no es nuevo. El béisbol cubano ha tenido este problema desde que iniciaron las Series Nacionales y desde que el team Cuba evolucionó de ser una maquinaria poderosa a ser la maquinaria poderosa en las competencias internacionales. No obstante, este problema ha ido en ascenso en los últimos años, y es tal vez una de las principales razones por las cuales el béisbol en Cuba ha empeorado en vez de mejorar.

La principal razón ha sido obviamente el hecho de que la actual administración del béisbol cubano — es decir, el presidente de la federación — ha mantenido su puesto por mucho tiempo. Y el tiempo no sería un problema si estos últimos años no hubiesen sido los peores que el juego ha visto en la isla desde que fue introducido en 1864. Esto ha coincidido con la peor etapa del equipo nacional de Cuba desde que comenzaron a competir internacionalmente en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1926 y a escala mundial en la Serie Mundial Amateur de 1939. Junto con esto, el béisbol cubano enfrenta un escándalo tras otro, y a veces estos no son mayores porque los mismos problemas de relaciones públicas los mantienen callados.

Lo peor de todo tiene que ver con la poca o cero tolerancia a la crítica por parte de la prensa y los fans. Los problemas del béisbol cubano no son invisibles ni cosméticos: son muy evidentes y extremadamente serios y desastrosos. De no resolverse, franquearse, o al menos hacer algo al respecto, nos esperan peores años. Algunos periodistas cubanos critican con algo de objetividad, pero solo un pequeño grupo va al fondo de las cosas. Por supuesto, esto tiene que ver con el hecho de que como prensa controlada con el gobierno, se necesita un cierto grado de complacencia hacia la jefatura del béisbol y del INDER porque no debe haber algo como un ataque a una institución gubernamental o a un funcionario público.

Como resultado, los que se han atrevido a hacerlo han pagado el precio con restricciones y poco favor. Miren el caso de Yasel Porto, por ejemplo, categóricamente EL MEJOR periodista del béisbol en la Televisión Cubana, quien NUNCA ha sido invitado o seleccionado para asistir a un evento internacional como parte de la prensa acreditada cubana. No es el único, pero definitivamente el caso más evidente de que no puede haber crítica realmente objetiva en el béisbol cubano sin consecuencias nefastas para quien la practique.

Pero no se queda ahí: los managers, los entrenadores, los árbitros y los jugadores se han vuelto muy reservados a la hora de conceder entrevistas porque temen que algunas de sus palabras puedan ser intencionalmente malinterpretadas por los mandamases y esto pudiera resultar en su exclusión de rosters para competencias internacionales. Es en verdad frustrante que no puedan tener una voz para protestar lo que está mal hecho o para criticar elementos que no están funcionando porque si son dudosos miembros del equipo fácilmente se convierten en no-miembros. Como resultado, una entrevista con un pelotero puede llevar a preguntas vacías y respuestas vacías: no porque los periodistas o los peloteros sean incapaces, sino porque la gente sencillamente no quiere problemas. Eso explica porqué tantos peloteros o managers atacan instantáneamente al aparato beisbolero de la Isla a su retiro: ya no tienen nada contra ellos.

Todo esto sin mencionar los constantes desastres que rodean la Serie Nacional, desde el secretismo respecto a cada mínimo detalle del torneo — dígase calendario y formato de competencia — , a los constantes cambios la estructura, incluyendo modificaciones en la misma contienda, a no dejar que visitantes extranjeros interesados en la historia del béisbol en Cuba entren a los estadios si no hay juegos, a las irregularidades en las medidas disciplinarias, a… puede ser una lista interminable.

El béisbol fue introducido en la isla en la década del 60 del siglo XIX, con 1964 como año en que Nemesio Guilló, Ernesto Guilló y Enrique Porto viajaron desde Spring Hill College en Mobile, Alabama y trajeron los primeros implementos. Después de esto, comenzaron a jugarse encuentros en distintas locaciones en La Habana y Matanzas, con el Palmar de Junco — un estadio todavía en activo — teniendo un lugar cimero en el recuerdo de la mayoría de los cubanos. Desde ese momento, el deporte se convirtió en parte de la cultura popular cubana, la lingüística, e incluso la historia de la nación, coronándose en un momento crucial cuando el ex presidente de los Estados Unidos Barack Obama visitó la nación insular y asistió a un encuentro entre los locales y los Tampa Bay Rays con su homólogo Raúl Castro mirando a través de la azulosa red protectora detrás del plato.

Durante casi 50 años, desde 1961 a 2008, el equipo nacional de Cuba aseguró al menos al menos la medalla de plata en cada competencia en que participaron, ganando el oro en la mayoría de las ocasiones y comenzando una cadena de diez años consecutivos (1987–1997) sin perder un solo partido en competencias oficiales… incluyendo dos Juegos Olímpicos.

Con la llegada de los peloteros profesionales a finales de los 90, las victorias se tornaron más difíciles, pero los títulos siguieron acumulándose. El retiro de jugadores claves que brillaron por casi dos décadas dejó a algunas personas preocupadas, pero la nueva generación no decepcionó, ganando casi todo entre 2002 y 2006, cuando el Clásico Mundial de Béisbol inaugural los dejó anclados en el segundo puesto luego de dejar en el camino a naciones cuajadas de talento MLB como Venezuela, Puerto Rico y la República Dominicana.

Después del colapso del Clásico Mundial de Béisbol de 2009, el béisbol cubano fue cuesta abajo y el equipo cubano no ha podido ganar ningún torneo significativo, al tiempo que no han llegado a las semifinales en competencias de nivel como el Clásico Mundial de Béisbol o el Premier 12 luego de haber terminado segundos ante Holanda en la Copa Mundial de Béisbol de la IBAF en 2011.

Este año, sin embargo, han tocado fondo: series amistosas desastrosas ante oponentes inferiores, desempeño vergonzoso en los Juegos Panamericanos de Lima y eliminación en la primera ronda del Premier12. El panorama no pinta mejor, pues están a punto de quedar fuera de los Juegos Olímpicoos de Tokyo 2020 luego de estar en la final en Barcelona 1992, Atlanta 1996, Sydney 2000, Atenas 2004 y Beijing 2008. Para clasificar a la competencia tienen que hacerlo en el Torneo Preolímpico de las Américas, y, de no ser allí, al menos clasificar para el Pre Olímpico Mundial. Sus rivales serán Estados Unidos, Holanda, Canadá… equipos a los que no han podido vencer en el último año una y otra vez.

Se necesitan críticas y éstas tienen que ser abiertas y sin paños tibios porque esta situación ya es inadmisible. La actual administración del béisbol cubano ha estado vinculada directamente con todos los fenómenos negativos y no ha actuado de manera proactiva o eficiente. Las “deserciones” son un factor, y muy fuerte, pero no el único, pues las malas decisiones que se han tomado han sido seguidas por decisiones peores. Esas malas decisiones incluyen los constantes cambios en el manager del equipo Cuba, los constantes cambios en los formatos de competencia de la Serie Nacional, la negativa a convocar al equipo a peloteros que no desertaron y no están afiliados a la MLB, permitir o desconocer el uso de un pasaporte falso por parte de Alfredo Despaigne, inepta manera de manejar los contratos de los peloteros (algo que no deberían permitirles hacer), suspensiones arbitrarias e injustas, su estatus de intocabilidad, destrucción y mentiras en torno al Salón de la Fama del Béisbol Cubano, por solo mencionar algunas.

Los decisores deben escuchar todas las críticas porque no es una sola voz: hay millones de cubanos exigiendo cambios sustanciales en el béisbol cubano, y exigen que éstos comiencen por los que cantan las reglas en el juego. Pero sería más importante que hubiese una nueva política de relaciones públicas junto a un sindicato de peloteros para impedir que los funcionarios del béisbol usen su poder para intimidar y dañar a peloteros, entrenadores, directores, árbitros y hasta periodistas por medio de vendettas egoístas y cobardes.

Tomado de: Martindihigo

Share
Sobre Fitin 2773 artículos
Un madridista que sabe disfrutar las genialidades de sus cracks y las de sus rivales, siempre buscando la polémica en el mejor blog de Cubava. !!Visítenos a menudo y tiene prohibido dejar de comentar!!

9 comentarios

  1. DESDE QUE COGIO LA DIRECCION DEL BEIBOL CUBANO HIGINIO VELES SE ACABO EL BEISBOL EN CUBA ES MUY DIFICIL DARCE CUENTA O ESERA QUE LOS RESULTADO SIGAN COMO EL PREMIER 12 ABRAN LOS OJOS Y BUSQUEN GENTE CAPACES QUE AQUI LOS HAY MIREN EL EQUIPO DE SANTIAGO TIENEN GANA DE JUGAR PELOTA ESE ES EL PROBLEMA ESENCIAL. SIN MUCHO NOMBRE Y CON MUCHAS GANAS.

  2. La culpa es de Higinio solamente? O de quién lo puso… y quien lo mantiene en ese puesto?
    Cómo es posible que el sabermétrico de nuestro equipo nacional no pudiera viajar con la selección y posteriormente se viera a Higinieo y 4 más (todos directivos según parece) en las gradas viendo cómodamente los juegos?

  3. Lo de crear un sindicato de peloteros sería un paso muy importante, así se resolverían muchos problemas ¿Pero quién se atreve a proponerlo? Posiblemente a quien lo haga le den una patada que lo desaparezcan. Ya sabemos cómo funcionan las cosas en este país.

  4. Muy lindo todo y lleno de realidades , digo algunas , por q el beibol es el reflejo de lo q vivimos, y ojala de veras existan cambios almenos para soñar con q exista beibol en un futuro en enuestro pais.

Los comentarios están cerrados.