Gareth Bale, el problema número 1 del Real Madrid para el verano

Gareth Bale formará parte de una oferta por Sterling
Share

La crisis provocada por el coronavirus no detiene el frenesí en los despachos de los principales clubes de fútbol del mundo. Y el ritmo, menos se detiene aún en el Real Madrid, donde los altos directivos y la dirección deportiva trabajan desde sus casas en la preparación de la próxima temporada, previo análisis de ésta actual que aún no se sabe qué sucederá con ella. No es que este parón provocado por el Covid-19 haya precipitado la preparación del próximo curso, sino que suele ser por estas fechas cuando empieza el análisis y la planificación del próximo curso: pretemporada (en el aire la gira), altas, bajas…

Por ahora, son pocas las certezas que hay en el Real Madrid, pero en el club tienen claro que deben empezar a afrontar un tema que se va a convertir en el problema número 1 el próximo verano: la salida de Gareth Bale. No será fácil, pero la marcha del jugador galés es ahora mismo una cuestión de estado.

En el Madrid, ya sí, entienden que el ciclo del galés está totalmente agotado. Tras los dos goles de Bale en la final de Kiev, a Gareth se le dieron dos oportunidades. La primera, en la temporada 18-19 tras la salida de Zidane. Y no estuvo a la altura ni con Lopetegui, ni con Solari, que le convirtió en suplente de Vinícius. Y tras su traspaso fallido al fútbol chino el verano pasado, Zidane intentó recuperarlo para la causa esta temporada. Sin éxito. Porque Bale es ahora mismo un actor muy secundario del Real Madrid y su aportación es nula. No marca un gol en LaLiga desde septiembre y en total suma dos dianas esta temporada. Además, sólo ha participado en 18 encuentros y hasta la suspensión del fútbol, en este 2020 sólo ha jugado en tres encuentros.

Sus datos en las últimas dos temporadas invitan a darle salida, pero hay otros dos factores que convierten su marcha en una cuestión de estado. El primero, su salario: casi 17 millones de euros netos que son insostenibles para un jugador que no cuenta para el entrenador y que ya no es decisivo en el campo. Y el segundo, el hecho de que el próximo mes de enero ocupe plaza de extranjero tras el Brexit, un lujo que el Madrid no se puede permitir con jugadores como Vinícus, Rodrygo, Reinier, Militao y Kubo en nómina. Hay excesos de extranjeros y el hecho de que Bale pase a ocupar plaza complica más la gestión de los pasaportes en el club blanco. Así que el Madrid tiene claro que Bale, este verano, debe salir.

El problema está en que Gareth Bale no lo va a poner nada fácil. Ya lo ha dicho su agente, Jonathan Barnett, que “Bale tiene su vida en Madrid y que “quiere acabar su contrato”, por lo que el galés sigue en su idea de apurar su contrato hasta 2022. Un contrato que el Madrid le costaría unos 70 millones de euros y que en el club blanco van a intentar disolver como puedan. Ya no se descarta dejarle marchar gratis, aunque son pocas las opciones de salida que tiene el jugador. Con el mercado chino cerrado para él, no hay ningún club europeo dispuesto a pagarle el salario que gana en el Madrid. Y Bale sólo está dispuesto a dejar su cómoda vida de Madrid por una ficha igual o superior que la que percibe en el Santiago Bernabéu. Por eso dijo sí a China, porque iba a ganar 25 millones netos. Pero con el nuevo límite salarial impuesto en el gigante asiático, ese retiro dorado ha acabado para él.

¿Vuelta a la Premier? ¿Un ofertón de la MLS? Son muy pocas las opciones que tiene el Madrid para que salga Bale el próximo verano, pero las va a apurar todas. Porque deportiva y económicamente, su presencia en el Real Madrid ya no se sostiene.

Tomado de https://www.marca.com/futbol/real-madrid/2020/03/17/5e6ce264ca47413c0f8b4620.html

Share
Sobre Lachy 10939 Artículos
Aficionado a los deportes. lazaror@unica.cu

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*