Quo vadis, Barça?

Share

Estamos ante un equipo crepuscular que se agota por la incapacidad del club para dotar del acompañamiento adecuado a una soberbia generación de jugadores

Varios de los numerosos problemas del Barça se resumieron en Balaídos, donde manifestó el abismo generacional en el equipo, la precariedad de la plantilla, el reiterado fracaso en los fichajes y la decepcionante política de cantera del club. Atrás, muy atrás, quedan los años donde el Barça se configuraba alrededor de media docena de futbolistas de cosecha propia. Desde hace 10 años, el papel de la cantera ha sido residual.

El Barça es el primer club que ha superado los 1.000 millones de presupuesto, frontera histórica que no describe la preocupante realidad de la plantilla, escasa en jugadores y en alternativas a su célebre vieja guardia. La vertiginosa conclusión del campeonato ha acentuado aún más los defectos. Desde 2015, año que el Barça coronó con su última victoria en la Copa de Europa, ningún fichaje ha funcionado. El fracaso ha sido general. Y el gasto, escandaloso.

Hace cinco años, Messi y Luis Suárez tenían 28 años. Busquets y Piqué estaban en el apogeo de sus carreras. Neymar era sucesor natural de Messi. Jordi Alba, Ter Stegen y Rakitic estaban hechos a la medida del Barça. Desde entonces, un vacío insondable, profundizado por la ruidosa marcha de Neymar. Impresiona el derroche en el capítulo de fichajes: André Gomes, Arda Turan, Digne, Alcácer, Yerry Mina, Semedo, Coutinho, Dembélé, Arthur, Junior Firpo, Arturo Vidal, De Jong, Griezmann y Martin Braithwaite. No son todos, pero son los más relevantes del grupo de jugadores destinados a acompañar y suceder a la generación de Messi.

La mayoría ya no pertenecen al Barça, o están a punto de salir. Se han sumido en un inexplicable proceso de evaporación (Coutinho), figuran como promesas inevitablemente incumplidas (Dembélé), son tan veteranos (Arturo Vidal) como Messi y Luis Suárez, flaquearon desde el primer momento (André Gomes y Griezmann) o no les alcanza de ninguna manera para jugar en el Barça, caso de Braithwaite y Junior Firpo. Los que parecían más homologables —Umtiti y Semedo— no rinden como se suponía. A uno le fallan las rodillas y, por lo que parece, Semedo figura en la lista de transferibles.

Los incuestionables, como De Jong, merecen ser cuestionados. Ha pasado casi tan de puntillas como Griezmann. Arthur es otro caso curioso. Hace muchos meses que se convirtió en un jugador intrascendente, más significativo por el fatigoso aire de su juego que por otra cosa. Compararle con Xavi fue una aberración, pero el anuncio de su canje por Pjanic en la recta final de la temporada, con LaLiga y la Copa de Europa en perspectiva, es un despropósito colosal. Uno menos en una plantilla que está en los huesos.

Sometido a graves problemas económicos, al feísimo caso de la contratación de una web que criticaba a barcelonistas de tronío, a las pañoladas en el Camp Nou antes de este retorno al fútbol vacío, a la dimisión de varios directivos durante el confinamiento y a las divergencias que produjeron entre la plantilla y el club por el ERTE, al Barça sólo le quedaba agarrarse al equipo que ganó ocho Ligas en las últimas 12 temporadas, tres Copas de Europa y un granizado de Copas del Rey.

Con orgullo, ese equipo intenta mantener el pabellón, pero la realidad es terca: estamos ante un Barça crepuscular que se agota por la incapacidad del club para dotar del acompañamiento adecuado a una soberbia generación de jugadores. El fútbol, que tiene una facilidad pasmosa para las instantáneas simbólicas, lo dejó bien claro en Balaídos. El Barça fue algo con Luis Suárez y dos jóvenes ágiles, dinámicos y hambrientos: Ansu Fati y Riqui Puig. Ninguno acabó el partido. Lo terminaron Junior, Arthur, Griezmann y Braithwaite, fichajes recientes. Volvieron a estrellarse.

Tomado de: Elpais.com

Share
Sobre Fitin 2745 artículos
Un madridista que sabe disfrutar las genialidades de sus cracks y las de sus rivales, siempre buscando la polémica en el mejor blog de Cubava. !!Visítenos a menudo y tiene prohibido dejar de comentar!!

4 comentarios

  1. La última perla la dejaron en el encuentro contra el celta con los cortocircuitos evidentes entre los jugadores y la dirección técnica, en donde reslata el desplante de Messi a Sarabia (que si eso lo hace un jugador del Madrid… ni te cuento)
    Los dejo con fragmentos de un interesante articulo de Sport:
    Las sensaciones son malas. Muy malas. Y las imágenes de lo que sucedió en el campo del Celta (vistas en las últimas horas por televisión) solo son el reflejo de esa falta total de sintonía entre el entrenador (y sus ayudantes) y el vestuario. Unas imágenes que únicamente se pueden interpretar como lo que son: los futbolistas no se creen a Setién. Una consecuencia lógica del ‘parche’ que fue ficharlo como sustituto de Valverde. Fue la tercera (incluso la cuarta) opción tras las negativas de Xavi, Koeman y Pochettino. Y este plantilla, que tiene tanto poder (demasiado), conoce la enorme debilidad de su técnico.

    Nada nuevo ni sorprendente en el Camp Nou. La directiva de Bartomeu, que ha sobrevivido gracias a los éxitos del fútbol, ha permitido que el vestuario acumulara una autoridad exagerada. Una cosa es que Messi tenga influencia, porque es el mejor jugador del mundo y de la historia. Y otra muy diferente es que cualquier miembro de la plantilla quiera tener más galones que el entrenador.

    Y así estamos. Jugándonos la Liga ante el Atlético, con una divorcio total entre Setién y los futbolistas, con mal juego, con dos puntos de desventaja sobre el Madrid e intercambiando cromos (Arthur por Pjanic) para maquillar las cuentas a final de temporada. Si se gana el título de verdad que será un auténtico milagro. Un milagro que solo puede hacer realidad Messi con su magia. Pero mucho me temo que ni siquiera con eso bastará en esta ocasión. Estamos llegando al fin de ciclo definitivo…

  2. Además de llegar al fin del ciclo estamos llegando al fin de la Belleza del Futbol.
    Válido para el Barsa, el Real , la Juve, etc, pues entre off sides milimétricos, penalties por un roce, amarilla para los porteros por dar un paso al frente y el VAR mal usado se acabó la magia del futbol.
    Es mejor ver Tenis, donde siempre ganan los que mejor juegan

  3. Creo que voy a ver UFC es mejor no hay trampas con en el futbol el barsa con todo lo mal que esta no es para que el madrid le supere ya que lo de la real sociedad vs el madrid fue un escandalo y lo de la falta sobre rafinha vs el barsa que provoca el tiro libre de aspa que termina en gol otro escandalo.

Los comentarios están cerrados.