Sin fichajes en el Real Madrid: hay que remontarse 40 años atrás

El noruego Odegaard, de 20 años, jugó la última temporada cedido en el Vitesse y tiene todo arreglado para mudarse a la Bundesliga.
Share

El equipo blanco afronta su primera temporada sin adquisiciones en cuatro décadas. El plantel se ha reforzado con el regreso de tres cedidos: Odegaard, Lunin y Odriozola.

Hay que remontarse 40 años atrás, al verano de 1980, para recordar una temporada en la que el Real Madrid arrancase el curso sin hacer un solo fichaje. La crisis económica generada por la pandemia (con pérdidas asumidas por el club de más de 180 millones de euros) y la confianza casi ciega de Zidane en su actual plantilla (con la que ganó la última Liga) han llevado a tomar esta decisión tan inhabitual en un club tradicionalmente comprador. LAS TRES ÚNICAS CARAS NUEVAS son regreso de cesiones (Odegaard de la Real Sociedad, Lunin del Oviedo y Odriozola del Bayern Múnich). Pero gasto en fichajes, coste cero. Lo más cercano que ha estado el club en los últimos años de una situación tan atípica fue en 2016, donde tras ganar la Undécima en Milán al Atleti del Cholo sólo se retocó la delantera repescando a Morata de la Juventus por 30 millones de euros (fue el único fichaje de ese verano). También a principios de siglo se repitió lo de hacer sólo un fichaje cada curso. Fue en la llamada era de los Galácticos, tras aterrizar Florentino Pérez en la Presidencia del Real Madrid (16-7-2000). El nuevo mandatario fichó en el 2000 a Luis Figo del Barcelona (10.000 millones de pesetas, aunque Lorenzo Sanz había dejado fichados a Flavio Conceiçao y Makelele antes del relevo presidencial), en 2001 a Zidane de la Juventus (72 millones de euros), en 2002 a Ronaldo Nazario del Inter (35) y en 2004 a Beckham del Manchester United (25).

Pero para analizar una temporada sin un solo fichaje realizado hay que viajar 40 años en la máquina del tiempo. En junio de 1980 el Castilla hizo historia al meterse en la final de Copa tras eliminar a la Real Sociedad de Arconada, al Athletic de Bilbao que poco después ganaría dos Ligas seguidas y al Sporting de Quini y Ferrero. El filial madridista hizo historia (perdió la final ante sus mayores por 6-1) y eso hizo que Vujadin Boskov y el presidente Luis de Carlos pactaran reforzar el primer equipo sólo con algunas joyas del Castilla, además de aceptar la marcha de su emblemático capitán, Pirri, que inició su aventura en el Puebla mexicano. No hay que olvidar que un año antes el club había hecho el mayor desembolso económico de su historia al pagar más de 200 millones de las antiguas pesetas por Laurie Cunningham, procedente del West Bromwich Albion. La calidad de ese Castilla hizo que se tirara de Agustín (un porterazo de casi dos metros), Ricardo Gallego (un centrocampista elegante y con una calidad técnica tremenda) y Paco Pineda (un delantero incisivo y agresivo). Esos tres únicos refuerzos estaban ya en casa. Los Juanito, Santillana, Stielike, Del Bosque, Camacho y Cunningham seguían siendo las figuras de un equipo sólido que en 1980 también ganó la Liga.

Y lo curioso es que pese a no hacer ningún fichaje fue una temporada aceptable dentro de lo que cabe (eso sí, saldada sin títulos), dado que pudo acabar a lo grande si no llega a ser porque un gol postrero de Zamora en El Molinón le dio la Liga a la Real Sociedad cuando el Madrid ya celebraba el título en Zorrilla tras ganar 1-3 al Valladolid (son famosas las imágenes de Juanito cruzando el campo de rodillas) y por esa final de la Copa de Europa que casi ganan los blancos en París al poderoso Liverpool. Pese a las bajas, el famoso Madrid de los García casi aguanta hasta el final dado que los reds no marcaron hasta el minuto 81 (Alan Kennedy metió el 1-0 definitivo). Pero antes tuvo una ocasión clarísima Camacho, que se quedó solo ante Ray Clemence. Pudo ser un doblete histórico que al final quedo en nada.

Tomado de https://as.com/futbol/2020/10/06/primera/1601993618_580572.html

Share
Sobre Lachy 10993 artículos
Aficionado a los deportes. lazaror@unica.cu

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*